1956 – 1980

Tres generaciones de una familia han construido el valor de la marca GLINKOWSKI.

I generación años 1956 – 1980

Walenty Kołak – "Aprendizaje y acumulación de experiencia"

Walenty Kolak nació en el año 1909, en la localidad de Podrzecze, cerca de Gostyn. Decidió ser herrero, una profesión muy apreciada en aquellos años. En periodo de entre guerras, trabajó como aprendiz en talleres de fabricantes locales de coches de caballos, aprendiendo y ganando experiencia tanto en la producción de elementos de acero de coches de caballos como en su reparación. Durante la guerra, siendo un artesano habilidoso, reparaba vehículos mecánicos utilizados por el ejército, fabricando y realizando componentes para dichos vehículos. Teniendo en cuenta que se utilizaban caballos para el transporte y equitación, sus tareas incluían también la forja de herraduras y clavos, para herrar caballos. Era un soldado autorizado a herrar los caballos y cuidar de sus cascos.

Después de la guerra y hasta los mediados de los años 50, trabajó en la herrería de "Hasinski", un conocido propietario de panaderías de Lodz. La herrería de Hasinski, además de reparar sus propios coches de caballos, realizaba también los servicios de reparación a otros propietarios de carruajes y coches de caballos. Durante muchos años, Walenty Kolak era considerado como un herrero muy competente. Empezó a pensar en abrir su propia herrería.

Apertura de manufactura, fabricación de coches de caballos

En el año 1956, Walenty Kolak abría su propio taller de herrería. No podía sospechar que daba vida a una nueva marca que, tres generaciones después, sería mundialmente conocida a todos los aficionados a la hípica y competiciones de coches de caballos.

Este mismo año, el primer coche de caballos salió del taller de Walenty Kolak, firmado con su nombre. Esto no sería posible, sin la participación y cooperación de excelentes artesanos. Entre ellos, destacaba el señor Grzymislawski, propietario del aserradero, don Andrzejewski, fabricante de ruedas y don Kubacki, pintor. Estos artesanos formaron una asociación informal, que trabajó exitosamente durante largos años. Los coches de caballos de Walenty Kolak se convertían progresivamente en un bien apreciado y demandado. Obviamente, el herrero seguía prestando servicios de reparación de coches de caballos y renovación de antiguos coches de caballos, así como, trabajos de herrería, en la fabricación de estructuras y elementos de acero.

Un excelente sentido de ingeniería y la pasión por el diseño y desarrollo de nuevas soluciones técnicas le llevaron a crear elementos cada vez más exigentes. La conciencia de sus propias habilidades y conocimientos, junto al deseo de mejorar y desarrollarse constantemente, han pasado a ser parte integrante de la identidad de la marca "Glinkowski", empujando a su fundador hacia a la construcción de coches de caballos propios.

1980 – 1995

II generaciónspan>años 1980 – 1995

Realización del sueño

Las siguientes generaciones de la familia han realizado el sueño de fabricar íntegramente coches de caballos. Este sueño se hizo realidad a principios de los años 80, cuando el taller pasó a manos del yerno de Walenty Kolak - Henryk Glinkowski, que inició una etapa clave en el desarrollo de la marca. Gracias a las inversiones en maquinaria, instinto técnico y valentía, la empresa empezó a implementar soluciones técnicas y de fabricación propias, aprovechando los años de experiencia acumulada, el antiguo taller de Walenty Kolak empezó la fabricación de coches de caballos.

1995 – 2004

II generación años 1995-2004

Especialización en la fabricación de coches de caballos de competición, revolución tecnológica.

Henryk Glinkowski decidió rápidamente que debería especializar el taller, dedicándose íntegramente a la producción de coches de caballos de competición, para ampliar posteriormente la oferta con coches y carruajes individuales. El renombre de la marca se construyó gracias a la calidad de los coches de caballos de competición que ofrecían un acabado excelente, soluciones técnicas propias, implementadas en los sistemas de rodaje, y alta resistencia y agilidad, tan importantes para los mejores cocheros. La fabricación se apoyó en la experiencia acumulada durante largos años de administración de un club de hípica propio. En aquellos años, los mejores competidores del mundo, en carreras de coches de caballos de uno y dos caballos contaban con al menos un carruaje de la marca GLINKOWSKI.

La precisión de fabricación y el cuidado por los detalles más minuciosos contribuyó a la creación de la imagen del taller, como excelente lugar para restaurar y renovar coches de caballos antiguos. Los propietarios particulares y los museos de todo el mundo encargaban la renovación de carruajes y coches de caballos.

Complementariamente, los años 90 del siglo pasado era una época de apertura de nuevas posibilidades de exportación en Polonia. Para una marca bien conocida en el extranjero, esta época implicaba extensas perspectivas de desarrollo y crecimiento. Durante estas décadas, la marca realizó grandes inversiones en maquinaria. Las máquinas de cerrajería más innovadoras, tornos, fresadoras electrónicas, sistemas de pintura y una administración completamente informática de la producción convirtieron esta empresa familiar en uno de los fabricantes de coches de caballos más innovadores y más grandes del mundo.

La planta amplió su escala de producción, hasta 1500 unidades anuales. Los principales mercados de venta eran los países germano-parlantes (Alemania, Suiza y Austria), así como Gran Bretaña.

2004 - 2015

III generación años 2004-2015

Desarrollo de mercados de venta, gestión innovadora y creación de valor de marca

La marca "Glinkowski" ha recorrido un largo camino, desde el yunque y el martillo hasta los diseños digitales en tecnología 3D (programa CAD) de coches de caballos, realizados por un grupo de ingenieros expertos de la oficina de diseño. La fabricación se basaba en maquinaria CNC de 5 ejes, apoyada por programas CAM, sistema avanzado de aplicación de pintura de la marca PPG, quemador de oxígeno controlado digitalmente y sistema informatizado de administración de piezas y stock. 

La escala de la producción, la mecanización y digitalización de la misma no ha conseguido eliminar el espíritu de la marca. Los elementos fabricados y montados manualmente, los acabados minuciosos y elementos individuales que equipan cada ejemplar, destacan y subrayan el "alma" de los coches de caballos de la marca GLINKOWSKI, bien conocidos en el sector.

Apoyándose en estos valores, la marca de bisutería de lujo TIFFANY eligió a la empresa GLINKOWSKI para que fabricara el coche de caballos utilizado para entregar los regalos de Navidad en París, en el año 2015.

Actualmente, la posición de la marca "Glinkowski", como fabricante de coches de caballos de competición, se basa en el coche maratón Double Sport, cuya fabricación empezó en el año 2004. Fue el primer coche de caballos de competición que presentaba un diseño propio y soluciones técnicas innovadoras. Un sistema de rodaje único, el mejor acero y un diseño impecable sedujeron a los cocheros profesionales. Las estrellas más grandes de este deporte hípico alcanzaban el éxito, utilizando estos coches de caballos. El austriaco Rainer Pontle, campeón individual y por equipos del año 2005, uno de los mejores cocheros del mundo, utilizaba solamente coches de caballos de la marca Glinkowski. El éxito de este producto se aprecia aún más en las numerosas copias del diseño y an las soluciones tecnológicas.

La escala de la producción y la mecanización y digitalización de la misma no ha conseguido eliminar el espíritu de la marca. Los elementos fabricados y montados manualmente, los acabados minuciosos y elementos individuales que equipa cada ejemplar, destacan y subrayan el "alma" de los coches de caballos de la marca GLINKOWSKI, bien conocidos en el sector. Apoyándose en estos valores, la marca de bisutería de lujo TIFFANY eligió a la empresa GLINKOWSKI para que fabricara el coche de caballos utilizado para entregar los regalos de Navidad en París, en el año 2015.

Actualmente, estos los coches de caballos se venden también fuera de Europa, a través de una extensa red de distribuidores. La marca ha conseguido captar aficionados en Estados Unidos, Rusia, Asia, América del Sur, Australia e incluso en Oriente Medio y Lejano Oriente. Un marketing moderno y el desarrollo constante de valor de la marca permitieron a muchos distribuidores prescindir de su marca propia. Hoy, casi todo los coches de caballos que abandonan la planta de Sikorzyn, junto a Gostyn llevan el logo de la marca GLINKOWSKI. La excepción son los coches de caballos de la línea OtiumLine [más acerca de la línea - aquí]. 

Los valores que sirven de cimiento para la marca se reflejan perfectamente en el lema "No aceptamos compromisos, en nuestro esfuerzo por alcanzar la perfección". En efecto, la marca no acepta ningún compromiso en cuento a la calidad e innovación, que forman el ADN de la misma y condicionan su posición de uno de los mejores y más prestigiosos fabricantes de coches de caballos del mundo, particularmente, de coches de caballos de competición.

Actualmente, Henryk Glinkowski sigue supervisado la planta de producción, mientras que sus hijos: Hubert, Damian y Krzysztof forman parte del consejo de administración de la empresa, dedicándose al marketing, desarrollo de mercados de venta, tecnología y finanzas, impulsando el crecimiento dinámico de la empresa.

2015

III generación 2015

La rueda de la historia

La rueda de la historia de la marca GLINKOWSKI sigue dando vueltas. Una maquinaria moderna, un equipo de ingenieros y empleados altamente cualificados han permitido ampliar la oferta de servicios de la planta, incluyendo: doblado y corte de chapa y perfiles, soldadura, recorte, fresado, troquelado y pintura (polvo y líquida). La planta cuenta con clientes nacionales y europeos, que desarrollan su actividad en los sectores de construcción, industria, agricultura y automovilismo.

Apoyándose en años de experiencia, en procesamiento de acero, la planta GLINKOWSKI inició también la fabricación de palas excavadoras, para un contratante escandinavo. La fabricación de estas palas y realización de otros servicios industriales sigue creciendo, conviritiéndose en una parte importante de las ventas de la empresa y forzando a implementar cambios de organización, producción y marketing, así como, a crear una nueva marca GRAXX que realiza estos servicios y productos. Más acerca de la marca GRAXX www.graxx.eu

logo graxx

A partir de este momento, la marca GLINKOWSKI se aplica solamente a la fabricación de coches de caballos.

Glinkowski Sp. z o.o.

Sikorzyn 21, 63-800 Gostyń, Polska
biuro@glinkowski.pl

a j r

Ta strona używa plików Cookies. Dowiedz się więcej o celu ich używania i możliwości zmiany ustawień Cookies w przeglądarce. Czytaj więcej

Buscar en la página web